El virus que sacudió al mundo

Mi nombre es Reinel Echavez, soy nacido en Venezuela pero con nacionalidad colombiana. Estudio Maestría en Ingeniería de Hidrocarburos en la Universidad Industrial de Santander – Colombia. Actualmente estoy en Huelva, España realizando una estancia de investigación para mi proyecto final de máster.

El COVID-19 me tomó por sorpresa en medio del desarrollo de mi investigación en la Universidad de Huelva; creo que estaba viviendo el momento más “top” de mi investigación cuando inesperadamente todo se apagó ante la inminente propagación de un virus muy contagioso y en muchas ocasiones mortal.

Creo firmemente que toda esta situación nos ha hecho reflexionar profundamente frente al valor de la vida, frente a los detalles que creíamos insignificantes. Hoy me encuentro encerrado en un apartamento enorme, con tiempo suficiente para dedicarme no sólo a estudiar, leer o adelantar cosas de la investigación, si no para pensar mucho más sobre mí mismo.

El mundo se sacudió sin un terremoto, sin disparar un misíl, sin explotar una bomba; se sacudió frente a una poderosa pandemia que día a día parece aumentar sus números para llevar más gente y no para dejarlos sanos. Ese “moustro” que de niños creímos tener debajo de nuestras camas, hoy está en las calles llenándonos de pánico y miedo; enfrentándonos a la peor crisis mundial después de la II guerra. Por eso hoy nos toca ser más fuertes, más poderosos, llenándo nuestros cuerpos de coraje y valentía.

Sin duda alguna pensamos en nuestras familias, pienso en los míos que se encuentran entre Colombia y Venezuela; dos países golpeados por corruptos políticos, conflictos armados y una mentalidad infundada en una población que carece de sentido común para razonar ante lo que verdaderamente es importante.

El mundo se sacudió y con él nosotros también lo hicimos, inevitablemente nos están sacudiendo la vida, la mente… Esta situación nos está enseñando que de nada sirve tener dinero, estatus social, premios, distinciones, títulos… al final, la vida no se trata de eso, se trata de cuan valioso puede ser tu corazón y cuanto más puedes dar a quienes te rodean; y esto último no es una frase cliché, es la dura realidad que debemos entender, aceptar y aplicar.

No soy más que una persona que piensa en el bienestar de todos, un ciudadano del mundo que ha aprendido el valor de la vida en pequeños detalles, en el amor a Dios, a la familia y a la vida; un soñador empedernido de que el mundo puede ser mejor si cambiamos aún más nuestra manera de pensar; y si es necesaria una sacudida de vida, que venga con el propósito de ser mejores personas.

  • : Bucaramanga / Colombia
  • : Huelva / España
  • : 26
  • : Ingeniero de Petróleo

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *